3. Economía, comercio y política energética

García.jpg

Foto de Nathan Forbes vía Unsplash

Una soberanía energética difícil de alcanzar

 
Lilia García Manrique

Estudiante de doctorado en la Universidad de Sussex

 

 

 

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador mantiene como bandera estandarte de la política en términos de energía a la seguridad energética. Si bien el término es muy amplio e implica muchas otras acepciones, el objetivo del gobierno actual se puede acotar a no depender de otro país para suministro de energéticos. Ante la importancia de los energéticos en el desarrollo de un país, el objetivo es congruente con tener un país soberano con miras al desarrollo del mismo. Sin embargo, en este trabajo se presentarán claros problemas estructurales que van en detrimento de una política de seguridad energética.

Política (para la industrial) fósil

El 24 de mayo del año en curso se anunció la compra de la refinería Deer Park ubicada en Houston, Texas. Siendo más precisos, esta compra refiere a la adquisición del 50% de la refinería cuya transacción se acuerda con la Shell Oil Company. Si bien esta noticia fue novedad para la mayoría de los mexicanos, hay que mencionar que en 1993 se había comprado un 50% de la refinería. Es decir, es con la compra de mayo de este año que se adquiere el control total de Deer Park.

La importancia de adquirir esta refinería radica primero en su tamaño, siendo una de las nueve más grande dentro de las 35 más grandes en Estados Unidos, y en su capacidad para refinar crudo pesado. Una gran parte del crudo mexicano es pesado, es decir, procesarlo resulta más difícil que el crudo ligero. La intención del gobierno al comprar Deer Park es poder refinar barriles de crudo Maya, nombre de la mezcla pesada mexicana, y enviarla a México sin los costos asociados al comprarlo de las refinerías estadounidenses actualmente. Hay que recordar que México importa cerca del 70% de la gasolina que consume, de la cuál, 90% viene de Estados Unidos.

Siendo una refinería tan grande, Deer Park tiene capacidad para producir 318 mil barriles diarios de crudo (Aburto, 2021). Esta planta está estratégicamente localizada con acceso a oleoductos, poliductos, ferrocarril, y se encuentra cercana al “Ship Channel” de Shell donde llega crudo de importación en su mayoría de México, así como de Sudamérica y países de África. Es decir, se adquirió una refinería grande con capacidad de procesar crudo mexicano y que se encuentra estratégicamente localizada para beneficio comercial mexicano.

Siendo una refinería tan grande, Deer Park tiene capacidad para producir 318 mil barriles diarios de crudo (Aburto, 2021). Esta planta está estratégicamente localizada con acceso a oleoductos, poliductos, ferrocarril, y se encuentra cercana al “Ship Channel” de Shell donde llega crudo de importación en su mayoría de México, así como de Sudamérica y países de África. Es decir, se adquirió una refinería grande con capacidad de procesar crudo mexicano y que se encuentra estratégicamente localizada para beneficio comercial mexicano.

Esta compra en el corto plazo resultará en efectos positivos para México, con menores costos para refinar, aunque esto sea un efecto de corto plazo. En el mediano plazo su adquisición representará una carga fiscal importante para el país. Primero es necesario mencionar que en 1993 cuando se hizo la primera compra, el acuerdo no contemplaba ninguna transferencia de tecnología o capacitación de capital humano. Esto representa un costo para el gobierno actual ya que no tiene personal o tecnología adecuada que permita mantener en operaciones la refinería. Por lo tanto, se tendrá que mantener a los actuales directivos y trabajadores compensándolos con el sueldo necesario. En temas de tecnología la planta dependerá de las subsidiarias de Shell que proveerán todo servicio asociado bajo contrato privados. Habrá que recordar la negativa del gobierno actual de depender de contratos privados y la paradoja de ahora tener que depender de estos acuerdos privados en el extranjero.

Segundo, hasta el momento no se sabe con certeza cuál es la cantidad que se tendrá que pagar. El comunicado oficial de Shell anunciaba que México tendría que pagar 596 millones de dólares en combinación de efectivo y deuda añadiendo el valor de inventario de hidrocarburos. Los inventarios se calculan entre 250 y 300 millones de dólares y el valor se fijará al final del cuarto trimestre del 2021. Este valor a pagar no está considerado en los 596 millones mencionados por Shell. Además, como toda empresa, Deer Park tiene pasivos de corte laboral, créditos fiscales, de corto plazo, entre otros. En el comunicado de Shell no es claro si el pago que hará Pemex considerará estos pasivos al momento del pago. Algunos pronósticos estiman un costo 980 millones de dólares en deuda que tiene la refinería (Cota, 2021). Hasta el momento, el comunicado del gobierno refiere que estos costos se cubrirán con recursos de Banobras y Fonadin, que es un fondo para obras de infraestructura. Se ha mencionado que Banobras no tendrá recursos suficientes para cubrir el monto y el Fonadin al ser fondos para estados y municipios tendrá que pasar por un proceso de aprobación que permita hacer uso de esos fondos. De tal forma que termina siendo una transacción no clara con incertidumbre de solvencia por parte del gobierno.

Tercero, en términos ambientales, esta adquisición será una carga en el largo plazo. La planta de Deer Park tiene antecedentes negativos en este sentido, en 2004 perdió demandas legales por emisiones de contaminantes en el aire, razón por la que fue multada. En 2019 se descubrió que la refinería sobrepasaba los niveles máximos de emisiones de benceno en el aire. No sólo es el impacto ambiental de la refinería sino los costos que conllevará en poco tiempo, esto es los impuestos al carbono. Ante la urgencia climática que se vive actualmente, cada vez es más común ver en acción herramientas económicas que castigan a los emisores de gases de efecto invernadero. Si bien no existe esta medida en Texas, será cuestión de tiempo considerando que el estado vecino, California, lo implementó desde 2013, otro claro ejemplo es China, país donde recientemente entró en vigor este mecanismo. En dicho escenario, será el gobierno mexicano que tendrá que cubrir estos costos y pagar multas cuando la refinería opere fuera de los parámetros ambientales exigidos por el estado.

El sector eléctrico

En mayo del año pasado se emitió en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional. Dicho acuerdo establecía que ante la reducción en demanda de electricidad en el sector industrial, se optaría por abastecer energía usando fuentes fósiles en lugar de renovables, ya que la intermitencia de estas últimas ponía en riesgo la confiabilidad del sector eléctrico. Si bien este acuerdo pudo haber sido transitorio, en marzo de este año se modificó la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) con similares criterios.

Esta modificación contempla 5 puntos principalmente: 1) Modifica el criterio de despacho de centrales eléctricas, 2) Amplía el otorgamiento de certificados de energía limpia (CEL’s), 3) Elimina la obligación de la CFE de comprar energía por subastas, 4)Permite revocar permisos de autoabastecimiento, 5) Permite revisar, modificar, y/o terminar anticipadamente contratos con productores independientes. Esta modificación altera los principios de mercado que habían regido el sector eléctrico desde 2016 que se aprobó la reforma energética.

El primer punto permite que en lugar de optarse por un despacho económico, es decir, usando la tecnología más barata, se dará prioridad a tecnología suministradas por la CFE. El segundo punto permite que centrales eléctricas anteriores a 2014 puedan vender CEL’s, esto permite que plantas generadores ineficientes de CFE puedan entrar en este esquema y generen certificados así como no sean multadas por operar fuera de normativas eficientes de emisiones. La tercera elimina el mecanismo de mercado por el cual las empresas privadas tenía incentivos para invertir en tecnologías limpias como solar y eólica. La cuarta manda una señal negativa a las empresas privadas siendo que puede argumentarse fraude en algún contrato y éste será anulado. Finalmente el último punto permite que se terminen contratos anticipados en favor de dar prioridad a contratos con CFE.

Como se puede ver, la mayoría de estas nuevas reglas manda señales negativas a la iniciativa privada ya que se está dando prioridad a CFE. El problema es que CFE históricamente ha tenido un bajo nivel de inversión. Claro ejemplo son las plantas generadoras que ahora podrán hacer uso de los CEL’s siendo que ninguna de ellas ha tenido la inversión correspondiente para generación de energía limpia, situación que generaba multas con el esquema anterior de CEL’s. Así, esta reforma desincentiva la inversión privada dando preferencia a generación eléctrica de CFE que sufre, e históricamente ha sufrido de subinversión.

Podría pensarse que el impulso a generación fósil de parte del actual gobierno tendría que ir de la mano con este plan de optar por CFE en primera instancia, sin embargo, esto no es así. Desde 2012 la producción eléctrica en México ha incrementado el uso de gas como principal fuente energético, sin embargo, este es importado en casi un 70% de Estados Unidos. Habrá que recordar el catastrófico evento invernal que sufrió Texas y que repercutió en la red mexicana debido al corte de suministro de gas que se recibía de Estados Unidos. Es decir, el sistema eléctrico es altamente vulnerable al depender de un energético que proviene de Estados Unidos. Ahora, si se revisan los proyectos del nuevo gobierno en temas de electricidad se podrá ver que se proyecta siete nueve plantas de las cuales 6 dependen del gas y una de combustóleo. Entonces a pesar del discurso de seguridad energética, el gobierno sigue optando no solo por energía contaminantes antes que limpias, sino aquellas que dejan en un alto grado de vulnerabilidad al sector eléctrico mexicano, como son aquellas tecnologías que dependen del gas.

Una seguridad energética difícil de alcanzar

A pesar de ser un buen discurso que de llevarse a cabo con una mejor planeación subsanaría debilidades históricas en la matriz energética de México, la realidad es que las acciones del gobierno sólo se centrar en dar prioridad a las empresas del Estado. Así, Pemex y CFE son las que tendrán que retomar la carga de proveer energía al país. Sin embargo, el panorama ha cambiado desde que estas dos empresas del estado dejaron de ser las estelares durante 2013. Ahora ambos sectores dependen cada vez más de contratos con privados que habían logrado inyectar inversión en sectores con subinversión histórica. Sin mencionar, que la refinería Deer Park, aunque se llame mexicana tendrá que seguir operando con contratos privados en el extranjero, es decir, todo lo que el gobierno ha tratado de evitar en suelo nacional lo hará más allá del río Bravo.

La seguridad energética tiene que venir de la mano con políticas que promuevan la sustentabilidad y las energías limpias, ya que la tendencia es que aquellos jugadores que no acaten estas reglas serán castigados económicamente. Claro ejemplo es que la planta de Deer Park no estaba en venta, pero ante el ofrecimiento de México y las cada vez más insistentes voces y comités ejecutivos que castigan tecnologías contaminantes, Shell optó por deshacerse de una planta ineficiente que en pocos años representará una carga monetaria. Será necesario que el actual gobierno entienda que la seguridad energética va más allá de tratar de parchar con acciones desesperadas una subinversión en el sector, será necesario que extiendan su visión a largo plazo para entender que aunque necesarias, las energías fósiles tendrán que estar menos presentes en la matriz energética del país.

 

Fuentes:

Cota, I. (2021) Cómo una refinería en el extranjero se volvió símbolo de soberanía en México. El País. Consultado 27 de junio de 2021 en: https://elpais.com/mexico/2021-05-29/como-una-refineria-en-el-extranjero-se-volvio-simbolo-de-soberania-en-mexico.html

Aburto, J.L. (2021) ¿Puede ser rentable la refinería de Deer Park? Energíahoy. Consultado 27 de junio 2021 en: https://energiahoy.com/2021/06/03/puede-ser-rentable-la-refineria-de-deer-park/