3. Centroamérica y México: flujos migratorios hacia el Norte

Voto y representación de la ciudadanía mexicana residente en el extranjero

 
Daniel Tacher Contreras

Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo

 

 

La reforma política-electoral de 2014 estableció un nuevo marco electoral: un marco mixto de nacionalización de las reglas electorales, con autoridades locales. Entre los elementos introducidos en la reforma, está la consolidación del calendario electoral. Se busca concentrar en procesos concurrentes la renovación de poderes locales y federales. Aunque resulta un lugar común, como en su momento lo fue la elección del año 2018, esta será la mayor elección en la historia. En total se elegirán 21,368 cargos, entre los cuales destacan 15 gubernaturas y la renovación de 30 congresos locales.

El proceso electoral en curso materializa otro elemento de la reforma política del año 2014: el fortalecimiento de los derechos políticos de la ciudadanía mexicana residente en el extranjero. Desde la aprobación de esa reforma, se estableció la posibilidad de que en las entidades pudiera ejercerse el voto extraterritorial para la elección de gobernadores. Si bien ya había estados que reconocían estos derechos, a lo largo de estos años se han sumado la mayoría de las entidades y al día de hoy, 22 entidades cuentan con el reconocimiento de este derecho. A ello hay que sumar el reconocimiento también del derecho a ser votado en tres entidades.

El proceso electoral en curso materializa otro elemento de la reforma política del año 2014: el fortalecimiento de los derechos políticos de la ciudadanía mexicana residente en el extranjero.

Desde la aprobación de esa reforma, se estableció la posibilidad de que en las entidades pudiera ejercerse el voto extraterritorial para la elección de gobernadores. Si bien ya había estados que reconocían estos derechos, a lo largo de estos años se han sumado la mayoría de las entidades y al día de hoy, 22 entidades cuentan con el reconocimiento de este derecho. A ello hay que sumar el reconocimiento también del derecho a ser votado en tres entidades.

En este proceso 11 entidades tendrán votación desde el extranjero y, por primera vez, se elegirán diputados migrantes a nivel federal y en la Ciudad de México. En este contexto, el Observatorio Binacional de Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo volverá a realizar trabajos de observación electoral especializada en voto desde el extranjero, con el respaldo del Fondo de Apoyo para la Observación Electoral.

Inicialmente consideramos a las 11 entidades que contarán como mecanismo de voto desde el extranjero, para evaluar el desempeño institucional de las autoridades electorales. Sin embargo, gracias al proceso de judicialización, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación corrigió la omisión del Instituto Nacional Electoral (INE) y se incorporó a las candidaturas migrantes dentro de las acciones afirmativas en materia de representación.

De esta forma, la evaluación que se realizará sobre este proceso electoral, observará el trabajo de coordinación entre autoridades electorales locales y la nacional y examinará el desarrollo institucional de los Organismos Públicos Locales (OPL’s) en la implementación del voto desde el extranjero. En concreto, se revisará el diseño e implementación de programas y acciones de comunicación y vinculación tendientes al registro de electores, así como procedimientos para la emisión del voto y escrutinio (postal y electrónico), considerando las opiniones y percepciones de la ciudadanía residente en los Estados Unidos.

Como se ha señalado, este proceso electoral es inédito en cuanto a la implementación del voto extraterritorial a nivel local y por la modalidad de votación establecida. Como parte de la reforma electoral citada, se establecieron facultades para que el Consejo General del INE determinara el mecanismo de votación, pudiendo optar por una entre tres combinaciones de estos. Así la ley abrió la posibilidad de contar con voto presencial, electrónico y postal. En el caso de las entidades, estas se vincularían a partir de los lineamientos que para este efecto emita el INE. Para esta elección, el votante en el extranjero debió optar por votar en forma postal o de forma electrónica por internet. El 66.9% optó por hacer por internet, mientras que el 22.1% restante lo hará a través de la vía postal.

Para entender la importancia de esta elección hay que ubicar algunos elementos básicos. Como se ha señalado, 11 entidades contarán con voto extraterritorial. Estas entidades representan el 55.2% del total de personas que han tramitado su credencial para votar en el extranjero. Esto implica un universo de 695,543 potenciales votantes, de los cuales el 80% se encuentra en los Estados Unidos. Así los OPL’s tenían como reto principal convocar a ese electorado. Sin embargo, solamente se registraron 33,698 personas, que representan el 4.8% del total. Se puede decir que estos datos muestran las líneas generales de investigación que se realizará.

Una línea explicativa de lo anterior se explorará en materia de vinculación con las comunidades residentes en el extranjero. Cinco de las once entidades tendrán su primera experiencia de votación y estas concentran el 63.2% de los potenciales votantes. No obstante, en las otras seis el voto a la distancia no es novedad. Ello podría implicar algún vacío en la continuidad de la comunicación con sus votantes en el extranjero. Para adentrarnos en la relación de las instituciones con sus comunidades, se entrevistará a la ciudadanía residente en el extranjero. A través de este trabajo, se identificará el grado de conocimiento sobre sus derechos a nivel local y sobre las instituciones electorales locales.

Por otro lado, en el contexto de un modelo nacional de elecciones con autoridades locales, es necesario conocer la vinculación institucional. La evaluación en este sentido, permitirá conocer la distribución de actividades y responsabilidades entre instancias locales y nacionales. Este punto implica reconocer que el sistema nacional de elecciones vincula al INE a realizar el Listado Nominal de Electores Residentes en el Extranjero, salvo que no hay votación desde el extranjero para las elecciones federales y todas son locales. Sin duda una interrogante para analizar son los alcances institucionales en materia de comunicación enfocada a la comunidad que reside en el extranjero.

Finalmente, el observatorio también evaluará el ejercicio del derecho a ser votado, por parte de quienes residen en el extranjero. En el caso de la Ciudad de México, se trata del proceso de elección de la primera diputación migrante. A nivel federal, se evaluarán los efectos de las acciones afirmativas que incorporaron candidaturas migrantes. Son dos procesos distintos con un origen común.

En la Ciudad de México, la diputación migrante fue rescatada judicialmente. Tras la violación a los derechos fundamentales de la ciudadanía en el extranjero con la derogación de esta figura, el Poder Judicial restauró este derecho. Para el instituto local, el reto ha sido muy particular, pues ha implementado medidas excepcionales para garantizar la elección de esta diputación. Algunas de ellas han sido controvertidas, pero en todos los casos, las resoluciones judiciales han garantizado el derecho a ser votado.

En el caso federal el proceso, también resultado de una sentencia del Tribunal Electoral, vinculó al INE a emitir acciones afirmativas, para que los partidos políticos postulen al menos una fórmula de migrantes en cada una de cinco circunscripciones. Diez partidos políticos con registro postularon 50 candidaturas, las cuales debieron cumplir con requisitos para su inscripción, fundamentalmente demostrar residencia en el extranjero. A pesar del avance que esto representa, también es una paradoja porque a nivel federal los migrantes residentes en el extranjero podrán ser votados, pero no podrán votar por sus representantes. Aunque parece contradictorio, en la experiencia legislativa local hay un referente en las diputaciones migrantes zacatecanas.

El proceso electoral 2020-2021 en materia de voto en el extranjero, permitirá evaluar el desempeño de las autoridades locales. También brindará elementos para estimar la pertinencia de las acciones afirmativas que garantizan la representación de la ciudadanía residente en el extranjero. Con los resultados obtenidos en el trabajo de observación electoral, se podrán presentar propuestas legislativas que fortalezcan el trabajo de las autoridades electorales locales, a fin de que cuenten con los recursos y estructura necesarios para atender los requerimientos en materia de comunicación, vinculación y educación de las comunidades de residentes en el extranjero, atendiendo a sus particularidades.

Por otro lado, el estudio de los mecanismos de representación también permitirá aportar al debate nacional y, en las entidades, las adecuaciones necesarias para garantizar el ejercicio al derecho a ser votado. Será importante apreciar los criterios de elegibilidad, considerando en todo momento que, al hablar de diputaciones migrantes, se hace referencia a la ciudadanía residente en el extranjero. El análisis permitirá evaluar las posiciones ocupadas en las candidaturas y sus posibilidades reales de acceder a espacios de representación. Si bien los primeros diez lugares de las listas de representación proporcional son las que tienen las mayores probabilidades, se hace necesario conocer cuáles fueron las ubicaciones dadas por los partidos a estas candidaturas.

Finalmente, sin que por ello sea menor, el estudio que ofrecerá el observatorio del voto de los mexicanos en el extranjero también evaluará los mecanismos de votación. Si bien hay experiencia de voto electrónico por internet (modalidad en la que innovó la Ciudad de México en 2012) su utilización generalizada en este proceso electoral, permitirá pensar en su implementación para el proceso electoral del año 2024.

El análisis del voto de la ciudadanía mexicana residente en el extranjero, permitirá ofrecer alternativas para fortalecer su ejercicio en el futuro, que deberán traducirse en reformas legislativas que vinculen la representación al voto. Por último, no debe olvidarse el papel de los tribunales electorales que, además de garantizar los derechos políticos, han vinculado al Congreso para legislar en esta materia. En este tenor, la observación electoral cobra relevancia para aportar soluciones al futuro.