6.  Laboratorios de políticas públicas de la sociedad civil: Sin Fronteras IAP
_MG_5638.JPG

Foto cortesía de Sin Fronteras IAP.

Sin Fronteras IAP: la atención de las personas migrantes en México

Ana Saiz

La movilidad humana es parte de nuestra naturaleza. Gracias a ella se han forjado tradiciones y culturas milenarias. Sin embargo, en las últimas décadas el desplazamiento forzado y la migración internacional ha puesto retos y oportunidades en la región. México tiene una situación geográfica clave al compartir más de 3 mil kilómetros de frontera terrestre con los Estados Unidos de Norteamérica. La frontera norte gestionada a partir de un enfoque de seguridad nacional desde hace décadas ha significado un violento despliegue de poder que ha generado la división, desesperación y dolor para miles de familias binacionales o bien el golpe de realidad para muchas personas que buscan desde México y Centroamérica o desde otros destinos del sur global un lugar seguro para vivir.

Hemos visto en las últimas décadas un incremento en esta rigidez que ha coartado la migración circular que acontecía principalmente con motivos laborales y de unidad familiar para miles de personas. Asimismo un sistema de asilo cada vez más inaccesible y precario que se ha venido deteriorando en practicamente todos los países del llamado “Norte Global” en el que Estados Unidos de América nos es la excepción.

Hemos visto aplicadas las políticas de Quédate en México y Expulsiones por razones sanitarias por medio del Título 42 con las que se han violado el principio del derecho humano al asilo con las que se han afectado a miles de personas, principalmente de nacionalidad mexicana y hondureña.

 

Como parte de los compromisos adquiridos por México, se han militarizado las tareas de control migratorio y hemos detectado una sistemática detención y deportación de personas migrantes y refugiadas a lo largo y ancho del país. Estas políticas y las condiciones de violaciones de los derechos humanos e inseguridad en la region de Centroamérica ha generado lo que se ha denominado -erróneamente- como una crisis migratoria. 

 

En estos momentos complejos Sin Fronteras IAP sigue acompañando a más de 1,500 personas anualmente y aportando ideas para generar políticas públicas que dignifiquen la vida de las personas refugiadas, solicitantes de asilo, migrantes, apátridas y sujetas de proteción internacional.

 

Sin Fronteras, I.A.P. inició operaciones el 4 de diciembre de 1995 y se constituyó formalmente el 26 de enero de 1996. Nació de un hecho histórico en 1995 con la firma de los tratados de paz en Centroamérica y la entrada en vigor del Tratado de Libre de Comercio, hechos que desataron un proceso de migración regional más notable y llevaron a que las personas centroamericanas empezaran a llegar a México y no recibieran apoyo. Es producto de la convicción de un grupo de activistas sociales y académicos que veían a la migración como un fenómeno complejo y antiguo que debía ser abordado mediante políticas públicas integrales y multidisciplinarias. Su objetivo: impulsar el tema migratorio y de asilo en la agenda pública, para transitar de un modelo únicamente asistencialista a uno integral y multidisciplinario.  

 

Sin Fronteras cuenta con oficinas en la Alcaldía Álvaro Obregón, Ciudad de México. Atiende a personas migrantes y sujetas de protección internacional provenientes de cualquier país que llegan o transitan por la Ciudad de México; en este sentido, existe un número importante y mayoritario de personas que provienen de Centroamérica. En los últimos años, gracias a la Web App #ContigoSinFronteras ha implementado la atención virtual, misma que le ha permitido brindar atención a personas migrantes que se encuentran en otras partes de la República Mexicana, así como a personas que se encuentran en países de origen y quieren llegar a México. 

 

Al ser una Institución de Asistencia Privada registrada en la Ciudad de México, cuenta con un Patronato, integrado por nueve académicos y presidido por la Dra. Leticia Calderón Chelius. Además, la institución se encuentra dirigida por la Mtra. Ana Mercedes Saiz Valenzuela como Directora Ejecutiva. Sin Fronteras tiene como misión ser una organización de la sociedad civil mexicana, laica, apartidista y sin fines de lucro que contribuye a la promoción, protección y defensa de los Derechos Humanos de las personas migrantes y sujetas de protección internacional para dignificar sus condiciones de vida a través de la atención directa e incidencia en la agenda pública. Asimismo, cuenta con tres objetivos generales:  

 

  1. Contar con una sostenibilidad financiera del 100% del financiamiento del año corriente que le permitirá el desarrollo de sus recursos humanos y la diversificación de sus fondos.  
     

  2. Contribuir al efectivo ejercicio de los derechos humanos de las personas en movilidad humana (migrantes internacionales, solicitantes de asilo, beneficiarias de protección complementaria, apátridas y refugiadas) en México, a través del desarrollo y la aplicación de un marco normativo, de programas y políticas públicas integrales acordes a los estándares del derecho internacional y de la promoción de una cultura incluyente basada en derechos humanos.  
     

  3. Brindar a las personas en movilidad que acuden a Sin Fronteras las herramientas para gestionar, ejercer, y en su caso, exigir sus derechos en México (educación, idioma, salud, identidad, empleo, acceso a la justicia, naturalización). 

 

Sus actividades y servicios se desarrollan a partir de su Modelo de Atención Integral que se enfoca en la complementariedad de dos estrategias de acción: la asistencia directa (desde el enfoque psicojurídico) y la incidencia política para alcanzar cambios sociales y políticos. En este sentido, sus servicios incluyen: asistencia humanitaria, servicios legales, atención psicosocial y asistencia para la integración social (a través de la inserción laboral y clases de español).  

 

A lo largo de 27 años de trayectoria en los que han trabajado en las agendas de migración y asilo desde un enfoque integral, ha obtenido distintos logros, entre ellos se pueden destacar los siguientes:  

 

  • En los últimos tres años ha alcanzado un promedio de 1,947 personas migrantes y sujetas de protección internacional atendidas anualmente, siendo 2020 el año en que alcanzó un registro de atención histórica con 2,464 personas atendidas.  

 

  • Cuenta con un Modelo de Atención Integral consolidado que se enfoca en la complementariedad de dos estrategias de acción: la asistencia directa (desde el orden psicojurídico) y la incidencia política. Este enfoque también ha llegado a ser implementado con otras organizaciones de atención a migrantes tanto en la Ciudad de México como en otras ciudades como Tijuana y Monterrey, transformando la perspectiva de atención integral para profesionalizar el sector y brindar una asistencia más allá del asistencialismo y ayuda humanitaria.  

  • Fue la única organización que participó como observadora con voz independiente en el Comité de Reconocimiento de la Condición de Refugiado, impulsó procesos de articulación intergubernamentales e intersectoriales claves para el diálogo y la construcción de políticas migratorias regionales, promoviendo así una visión más amplia de la región, incluyendo Centroamérica y el Caribe.  

 

  • Fue la primera organización autorizada oficialmente para realizar diversas actividades en las estaciones migratorias que dieron como resultado la creación de las normas para el funcionamiento de estas.  

 

  • En el año 2000 promovió la elaboración del primer Programa de Regularización Migratoria, para que las personas cuenten con un documento migratorio para permanecer sin riesgo en nuestro país.  

 

  • Ha establecido alianzas con otras organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas, instancias de gobierno y organismos internacionales para atender a la población migrante.  

 

  • Ha desarrollado procesos de incidencia con los tres poderes de la unión, en los tres órdenes de gobierno para promover una sociedad civil activa y participativa. 

 

  • Sus acciones en la agenda se desarrollan a escala global, regional y nacional.  

 

  • Logró a través de un litigio estratégico la primera reparación monetaria de daño por parte del gobierno mexicano, en referencia a un caso de violación de derechos humanos, al no reconocer el derecho al asilo y no devolución.  

 

  • Establecieron una alianza con el Poder Judicial, la primera en su tipo, que llevó a la capacitación a profesionales en temas de asilo y migración en las Casas del la Cultura Jurídica en los diversos estados del República; anualmente, lleva a cabo un premio anual para sentencias a nivel Latinoamérica que apoyan al respeto y ejercicio de los derechos humanos de las personas en movilidad para asentar precedentes y buenas prácticas a nivel regional.  

  • Evidenció el vacío para la atención a personas apátridas y solicitantes de asilo. 

 

  • Logró incidir para prohibir la detención de niñas, niños y adolescentes en estaciones migratorias, exigir el apoyo a las personas que venían en las caravanas e impulsar ciudades interculturales.  

 

  • A lo largo de esa trayectoria ha recibido múltiples premios y reconocimientos, entre ellos: el MacArthur Award for Creative and Effective Institutions en 2013 otorgado por la Fundación John D. and Catherine T. MacArthur Foundation; el Premio Community Assistance Fund, recibido en el año 2015 por parte de Junior League Mexico City; el Premio Compartir Fundación Social, I.A.P. entregado en 2017; el Desafío Google 2017; el Premio Razón de Ser, por parte de Fundación Merced en 2019; y, el Premio Nacional Monte de Piedad 2020, otorgado por la institución del mismo nombre.  

 

Gracias a la trayectoria que nos respalda y a la confianza de las personas refugiadas y migrantes Sin Fronteras IAP es una organización de la sociedad civil que busca dignificar la vida de miles de personas que intentan construir una nueva vida en un país distinto al que nacieron. Asimismo trabajamos para que las políticas migratorias respeten los derechos humanos y para que la gestión de las fronteras cumpla con los estándares señalados en los compromisos internacionales.

Copia de DSC_0275.JPG