2. Derechos humanos y libertades en México
KNAPP FEneasMx wikimedia.jpg

Foto de EneasMx vía Wikimedia Commons

“La verdad soy yo” y el periodismo como enemigo

 
Luis Knapp

Artículo 19

 

 

 

 

Una frase que se atribuye a Albert Einstein nos dice que “dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, es la única manera”. En este sentido, existe otra frase que nos dice: “la palabra convence, pero el ejemplo arrastra”. En el caso del presidente López Obrador, podemos decir que las palabras pesan mucho y el ejemplo pesa mucho más. Y es que las conferencias matutinas que da en Palacio Nacional o en alguna entidad federativa, se han convertido en sus espacios de desahogo personal, de juicios sumarios, de lugares comunes, de frases elaboradas y repetidas, de descalificaciones a quien piensa diferente y critica.

Sumado a lo anterior, la idolatría hacia su persona, que en ocasiones resulta pavorosa, es la consecuencia negativa de personalizar un cargo como la presidencia, que en vez de observarse como un proyecto de gobierno y nación que, sí, encabeza una persona, y frente al cual se puedan señalar sus aciertos y errores, se torna en un culto a la personalidad, en una adoración totémica, ciega, acrítica, lo cual resulta muy peligroso para un ambiente democrático saludable. 

Resulta claro, sin sujetarse a interpretación, cuando López Obrador refiere que quien está en contra de su proyecto, hasta podría acusarse de “traición a la patria” (La Jornada, 2022). Su mente únicamente se reduce a una ambivalencia, su horizonte se simplifica en dos extremos opuestos, donde no hay matices, no hay análisis amplios, sólo existen buenos y malos, “liberales y conservadores”, quien está contra él y su proyecto, está “contra el pueblo”, como si éste fuera una masa uniforme y él habla a nombre de y sabe lo que “el pueblo quiere”.  

Este contexto, tonos y narrativas, merecen especial atención a propósito de una de las tantas graves problemáticas que sigue atravesando nuestro país en materia de violencia, violaciones a derechos humanos e impunidad. México es uno de los países más violentos contra la prensa en el mundo, junto con Afganistán (Animal Político, 2021).

En julio de 2021, la propia Secretaría de Gobernación del gobierno federal reconoció que un elemento que visibiliza la crisis de derechos humanos es el nivel de riesgo que sufren periodistas y personas defensoras de derechos humanos al realizar su labor a lo largo y ancho del país. Según cifras que se han generado desde el propio mecanismo, desde diciembre del año 2018 a la fecha, se han asesinado a 43 periodistas y 68 personas defensoras de derechos humanos, de los cuales 7 periodistas y 2 personas defensoras eran beneficiarios del mecanismo de protección (SEGOB, 2021).

Claro que desde julio de 2021 ha pasado ya una vida, y más pérdidas de vidas; tan sólo en los primeros tres meses de 2022, otras 7 personas periodistas han sido asesinadas en México. Conforme a datos de ARTICLE 19 Oficina México y Centroamérica, ha documentado 152 asesinatos de periodistas en México, en posible relación con su labor (140 hombres y 12 mujeres). De estos, 48 se registraron durante el sexenio de Felipe Calderón, 47 con Enrique Peña Nieto y 32 en el actual de Andrés Manuel López Obrador. A tan sólo 3 meses del 2022, ya se igualó el mismo número de asesinatos de periodistas que hubo tanto en 2020 como en 2021. De seguir esta tendencia, en donde prácticamente cada una o dos semanas nos enteramos de otro asesinato de periodista, este 2022 será el año más sangriento para la prensa en México y el sexenio de López Obrador como el más violento para periodistas y medios.

mapa asesinatos.jpg

No debemos olvidar que detrás de cada nombre, cada cuadro, cada número frío, hay familias, víctimas indirectas, que hoy y siempre guardarán en sus recuerdos un dolor, un impacto en sus vidas que nunca debió suceder. Pero además de los asesinatos, como una de las agresiones más graves contra la prensa, continuamente se agrede a la prensa de otra formas, ya sean amenazas, actos intimidatorios, detenciones arbitrarias, demandas o denuncias, bloqueos informativos, estigmatización y desprestigio, ataques digitales, etc.

Y cada año han ido en aumento las agresiones contra la prensa. Conforme a la documentación de ARTICLE 19, de 326 agresiones registradas en 2014, se llegó a 692 agresiones en 2020 (cada año aumentan: 2015-397; 2016-426; 2018-544; 2019-609). Y la impunidad de los delitos que al menos se han denunciado e iniciado una investigación en la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión FEADLE, de la FGR, se encuentra en 98%.

Es en medio de este crudo y terrible contexto que quien ocupa la Presidencia de la República, ni más ni menos, se encarga sistemáticamente de denostar, desprestigiar, estigmatizar a la prensa, y esencialmente a la prensa crítica. A López Obrador no le gustan las críticas, le molesta ser exhibido o que se exhiban errores en su administración. El presidente debería entender algún día y nunca debemos dejar de recordarle (aunque a estas alturas y por su personalidad parece muy difícil que suceda) que es un servidor público y quien encabeza el Poder Ejecutivo federal, nada más, por lo que como cualquier autoridad, debe estar sujeto al escrutinio y a las críticas; así como se deben reconocer buenas decisiones, también deben aceptarse las consecuencias y críticas de malas o erróneas decisiones.

Por supuesto, y como parte de la naturaleza humana, cualquier persona quisiera recibir únicamente reconocimientos y aplausos; creo que nadie aquí diría que le gusta equivocarse para ser reprendido. Pero parte importante de nuestra madurez es reconocer que no todo lo haremos bien y que cometeremos errores, frente a los cuales, maduramente, debemos reconocer, revisar, reflexionar, remendar y aprender, para no volver a cometerlos. Aceptar esta cuestión, es parte de nuestro crecimiento personal y profesional.

Entonces, tal parece que nos encontramos ante dos escenarios respecto al presidente López Obrador: o él y su administración revisten un carácter de perfección pura que nunca comete errores, o no le gusta aceptar o reconocer sus errores, ni mucho menos que sea señalado por ellos. Lamentablemente, el presidente se erige como una figura impoluta, inmaculada, “el” gran ejemplo moral y transformador, que desde sus adentros él considera que todo lo que hace está bien y nadie tiene porqué criticarlo, y quien lo critica está en su contra y es “traidor a la patria”.

Quien esto escribe, que me he dedicado a la defensa de derechos humanos, acompañando a víctimas de tortura, detención, abuso de autoridad, homicidio, para el criterio de López Obrador, sería un “traidor a la patria”, un “conservador”, un “enemigo de la transformación”, por señalar errores, omisiones o acciones ilegales de los gobiernos federal y estatales, y por no aplaudirles o alabar al líder en turno. Así como se escruta, crítica y se hacen propuestas al actual gobierno, también se criticó y señaló a los gobiernos de Felipe Calderón y Peña Nieto por sus omisiones o acciones violatorias de derechos humanos.

Porque también su diatriba ha ido dirigida a organizaciones civiles independientes, que por mostrarse críticas al régimen, por mostrar violaciones a derechos humanos, también han sido señaladas como “servir a intereses extranjeros” y ser “traidoras”. Pero claro, en el mundo del presidente, por decreto mañanero, en México “ya no se violan derechos humanos”. No sabemos a qué país se refiera, pero simple y sencillamente, están las muchas víctimas que pueden dar infinidad de testimonios de que eso no es así, por supuesto que no es así.

Recientemente, otro episodio que protagonizo el presidente, y que nuevamente lo refleja de cuerpo entero, fue la inmadura, visceral y descalificadora respuesta que dio a través de una carta al Parlamento europeo, a quien insultó como “borregos y golpistas” ya que condenaros la violencia y asesinatos contra periodistas en México. Pero además López Obrador añadió en una conferencia: “¿Pero qué significa este hecho lamentable de que pierdan la vida 5 periodistas? Son muy malas las comparaciones, más cuando se trata de vidas humanas, pero para tener una idea. En este tiempo, cerca de 2 meses y medio, lamentablemente han perdido la vida cerca de 5 mil mexicanos, han sido asesinados y de esos 5 mil, 5 periodistas” (El País, 2022)

Serán muy malas las comparaciones, como lo dijo, pero además de insultar al Parlamento europeo, lo que más indigna y enoja es su insulto a las víctimas. Restando importancia, en el fondo, que sólo 5 periodistas fueron asesinados, de entre miles de personas más. Por cierto, después de esos dichos, fueron asesinados otros dos periodistas. Pero aquí lo importante es recordarle al señor López Obrador que no debería haber ni un sólo periodista asesinado ni ninguna persona, sea quien sea. Aunque parece que lo único importante sigue siendo denostar, insultar, desprestigiar a las voces críticas. Parece que sólo alguien con mucho ego, puede actuar de esta manera, pero mejor que el psicoanálisis u otras profesiones se encarguen de ello. Aquí el análisis va en otro sentido.

     

Tampoco digo algo nuevo cuando López Obrador ha referido en múltiples ocasiones que debe predicar con el ejemplo y ser congruente. Y sí, ha sido congruente y consistente en denostar a la prensa; y sí, ha sido un gran ejemplo frente a otras y otros actores políticos, para agraviar a la prensa. Y aquí salgamos un poco de las controversias y descalificaciones del presidente hacia el periodista Carlos Loret de Mola, este es un claro ejemplo pero no el punto central. Abramos más el análisis y el panorama. Lo que hace y, sobre todo, dice el presidente, va más allá y tiene un impacto mayor, que no sólo llega al periodista Loret sino a la prensa en general.

Las descalificaciones contra la prensa desde la tribuna presidencial, en un país como México, que como ya vimos, es de los más peligrosos y violentos para ejercer el periodismo a nivel mundial, tienen mucho peso e implicaciones negativas. Es como una niebla que se va extendiendo lenta y silenciosamente a lo largo del territorio nacional. Contrario a las recomendaciones que han dado organismos internacionales desde hace años al Estado mexicano, ante la violencia no sólo contra periodistas, sino contra persona defensoras de derechos, en cuanto a difundir un discurso público sobre la importancia del periodismo y dicha defensa en una democracia, López Obrador realiza todo lo contrario.

Y siendo ese ejemplo que refiere, su actuar y decir se ha ido impregnando y, como esa niebla, ha ido cubriendo poco a poco el actuar de otras personas funcionarias, como algunos gobernadores. Véanse aquí unos ejemplos claros.  

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, proveniente del partido Morena, de igual forma se ha mostrado muy reacio a la crítica periodística. Su molestia ha quedado grabada, sus contestaciones lo han exhibido como otra persona intolerante. Durante una de sus conferencias, al estilo de Palacio Nacional, solicitó filtros para depurar a la prensa que lo cuestiona, esto como reacción a un cuestionamiento que le molestó de un periodista (El Sol de México, 2020). El mismo gobernador, en diciembre de 2020, volvió a arremeter contra una reportera, en otra de sus conferencias, cuando después de un cuestionamiento, el funcionario le respondió: a la reportera le digo que cuando el gobernador ya habló, ya ningún otro puede hablar, sale, aprende eso por favor, no preguntes. (Proceso, 2020)

Recientemente, en otra de sus conferencias, derivado de cuestionamientos por el caso de un bebé aparecido sin vida en un penal de Puebla, Barbosa mencionó: Todos los que dijeron cosas van a silenciarse… Tengan cuidado también. (EmeEquis, 2022). Estos sólo han sido algunos ejemplos, sin embargo, ha sido una constante la embestida contra el periodismo por parte de Miguel Barbosa (LadoB, 2021)

 

Otro ejemplo. El gobernador Cuitláhuac García, también del partido Morena, y también durante una conferencia, acusó a una reportera de “mentir”, “mal informar” y si ella defendía a los “abogados que están defendiendo delincuentes” y cuál era su papel tras preguntarle sobre las protestas para exigir la derogación del delito de ultrajes a la autoridad (por cierto, un delito que criminaliza la libertad de expresión) (Aristegui Noticias, 2022). Ante ellos, la propia Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP) de Veracruz exhortó al gobernador a respetar la labor informativa de los comunicadores en la entidad.

Otro ejemplo. El presidente municipal de Culiacán, Sinaloa, Jesús Estrada Ferreiro, también proveniente del partido Morena. Este funcionario declaró, durante un taller de capacitación policial con perspectiva de género: “porque muchas veces, y no se trata de revictimizar a nadie, la mujer misma propicia que le causen el daño porque no hace caso de las recomendaciones”. Al ser cuestionado posteriormente sobre ello, explotó contra la prensa, y un medio en particular, quien dio a conocer la información, siendo categórico al referir: el periódico que sacó esa pendejada está alterando las cosas, está sacando de contexto las cosas… digan lo que dije y que no sean pendejos los que escriben, así se los digo, y no voy a ofrecer disculpas, tampoco al que le estoy diciendo pendejo. Y remató: Eso es lo que les critico a los medios, me vale madre lo que sigan publicando, que se atengan a las consecuencias porque no les voy a dar entrevistas ya (El Debate, 2022).

 

Ante estos ejemplos, que no son los únicos, y lamentablemente no serán los últimos, cabe preguntarnos, ¿es esta la calidad de funcionarias y funcionarios que queremos en un sistema que debería ser democrático?. Claro, en democracia se debate, se confrontan ideas, existe una diversidad de pensamientos y posiciones. Pero ¿estas son las formas?. No lo está diciendo mi vecino, sino el presidente de la República, el gobernador, el presidente municipal. Reitero, no está declarando mi vecino, sino el o los funcionarios y funcionarias de alto nivel político, que no con un alto nivel ético.

Estas personas, por las funciones que desempeñan, están obligadas a respetar, promover, proteger y garantizar la libertad de expresión y ejercicio periodístico. La tergiversación absoluta que ha hecho López Obrador de su “derecho de réplica” es por demás falaz. Este derecho no se traduce en insultar, desprestigiar, estigmatizar, tiene todo un procedimiento y reglas para materializarlo, y así se establece en el artículo 6° constitucional: “el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley”. Pero aquí no debe olvidarse de quién se trata, del presidente, gobernador o alcalde, quienes son servidores públicos y están sujetos al escrutinio social. No deben refugiarse en un mal entendido por ellos “derecho de réplica” para amedrentar, insultar, arremeter contra las voces y prensa crítica.

Una de las reglas para participar en las conferencia matutinas de López Obrador es el “respeto”, pero quien primera y reiteradamente falta al respeto es él mismo, cuando no le gusta lo que dicen o publican de él, porque parece que se erige como alguien intocable, impoluto, inmaculado, irreprochable, al que nadie debe tocar ni con el pétalo de una crítica. Todo es blanco y negro en su universo, estás con o contra él, en su mundo eres “traidor a la patria” si ejerces un periodismo crítico o eres una organización civil que acompaña a víctimas de violaciones a derechos humanos. 

Claro que el presidente ha sido un ejemplo, ya lo vimos tan sólo con algunos casos. En un país donde se asesinan a periodistas y personas defensoras de derechos, el titular del Ejecutivo federal se dedica a denostar a la prensa y a quien defiende derechos humanos. Así también pasará a la historia.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

Animal Político. México y Afganistán son, un año más, los países más peligrosos para los periodistas. 16 de diciembre de 2021, de Animal Político Sitio web: https://www.animalpolitico.com/2021/12/mexico-y-afganistan-son-un-ano-mas-los-paises-mas-peligrosos-para-los-periodistas/

 

Aristegui Noticias. Piden a Cuitláhuac García respetar a periodistas tras cuestionamiento a una reportera. 10 de febrero de 2022. Sitio web: https://aristeguinoticias.com/1002/mexico/piden-a-cuitlahuac-garcia-respetar-a-periodistas-tras-cuestionamiento-a-una-reportera-enterate/

 

El Debate. Lanza amenaza a periodistas Jesús Estrada Ferreiro: "Atenganse a las consecuencias". 3 de marzo de 2022. Sitio web: https://www.debate.com.mx/culiacan/Que-se-atengan-a-las-consecuencias-advierte-el-alcalde-Jesus-Estrada-a-El-Debate-20220303-0250.html

 

El País. López Obrador arremete contra el Parlamento Europeo: “Ya no somos colonia de nadie”. 11 de marzo de 2022. Sitio web: https://elpais.com/mexico/2022-03-11/lopez-obrador-arremete-contra-el-parlamento-europeo-ya-no-somos-colonia-de-nadie.html

 

El Sol de México. [Video] Gobernador de Puebla pide depurar a reporteros que lo cuestionan. 29 de abril de 2020. Sitio web: https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/politica/migue-barbosa-gobernador-de-puebla-pide-depurar-a-reporteros-que-lo-cuestionan-5167228.html

 

EmeEquis. ¿Amenaza? Barbosa advierte a periodistas y activistas que “tengan cuidado” con el caso del bebé muerto. 21 de enero de 2022. Sitio web: https://m-x.com.mx/al-dia/amenaza-barbosa-advierte-a-periodistas-y-activistas-que-tengan-cuidado-con-el-caso-del-bebe-muerto

 

Infobae. Cuitláhuac García estalló contra reportera de Veracruz: “¿Es tu derecho mal informar a la sociedad?”. 10 de febrero de 2022. Sitio web: https://www.infobae.com/america/mexico/2022/02/11/cuitlahuac-garcia-estallo-contra-reportera-de-veracruz-es-tu-derecho-mal-informar-a-la-sociedad/

 

LadoB. Piden a Barbosa que deje de hostigar a la prensa y agredir la libertad de expresión. 22 de noviembre de 2021. Sitio web: https://www.ladobe.com.mx/2021/11/barbosa-detener-hostigamiento-prensa-agresion-libertad-de-expresion/

 

La Jornada, Traición a la patria de quienes hacen campaña contra la 4T: AMLO. 15 de febrero de 2022. Sitio web: https://www.jornada.com.mx/notas/2022/02/15/politica/podrian-ser-acusados-de-traicion-a-la-patria-quienes-hacen-campana-contra-la-4t-amlo/

 

Proceso. "Aprende que cuando el gobernador ya habló, ningún otro puede hablar": Barbosa a reportera. 18 de diciembre de 2020. Sitio web: https://www.proceso.com.mx/nacional/2020/12/18/aprende-que-cuando-el-gobernador-ya-hablo-ningun-otro-puede-hablar-barbosa-reportera-254864.html

 

Secretaría de Gobernación, El Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, por instrucción presidencial, informa lo siguiente:, 12 de julio de 2021. Sitio web: https://www.gob.mx/segob/prensa/el-mecanismo-de-proteccion-para-personas-defensoras-de-derechos-humanos-y-periodistas-por-instruccion-presidencial-informa-lo-siguiente