1. MEXICO ANTE LA MIGRACIÓN INTERNACIONAL Y TRUMP

Representación política:
la nueva frontera para los derechos políticos extraterritoriales

 

Dr. Daniel Tacher

Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo A.C.

Los derechos políticos son el conjunto de derechos que tienen las personas a participar en los asuntos públicos de sus países. Este conjunto se compone del derecho a votar, el derecho a ser votado y el derecho a organizarse políticamente. En los procesos de transición a la democracia, el avance en estos derechos han sido el punto nodal para la formación de ciudadanías participativas.

El proceso de transición a la democracia en México fue lento y complejo. Dentro de este proceso quedó en segundo plano el reconocimiento de los derechos políticos de la ciudadanía mexicana residente en el extranjero. A pesar de contar con una de las diásporas más numerosas y de existir diversos movimientos en búsqueda de sus derechos, el tema comenzó a ocupar un lugar en la agenda del país hasta las consecuencias de la reforma política de 1996.

A nivel global el reconocimiento de los derechos políticos de los nacionales que residen en el extranjero ha tenido un fuerte impulso en los primeros años del Siglo XXI. En la actualidad 117 países reconocen el derecho a votar fuera de sus fronteras. La mayoría de los mecanismos se centran en voto postal, presencial en sedes diplomáticas y más recientemente con voto electrónico por internet. No obstante, el reconocimiento a la representación política sigue en niveles marginales.

En la actualidad solamente 12 países reconocen que sus nacionales en el extranjero puedan contar con representación en cuerpos legislativos. Algunos cuentan con representación simbólica, como en el caso de Colombia que tiene un escaño en el Senado para representar a los colombianos en el extranjero. Otros países reconocen el aporte de sus diásporas con representación incluso por continente como en el caso italiano. Resalta que a nivel subnacional la representación de comunidades en el extranjero es un tema poco debatido.

En México el avance en los derechos políticos de los residentes en el extranjero se encuentra en el mismo tiempo y contexto histórico. En las elecciones federales, a partir del proceso electoral de 2006, la ciudadanía en el extranjero pudo emitir su voto para elegir presidente. Más allá de las complicaciones del modelo de votación, en 2012 se repitió con el mismo marco normativo. En 2018, con nueva legislación, los residentes en el extranjero pudieron votar por Presidente y Senadores. Además, comenzó un análisis profundo para implementar nuevos mecanismos de votación.

Durante este periodo a nivel subnacional, México ha tenido avances notorios. Desde el año 2003 los zacatecanos en el extranjero lograron incorporar dos legisladores a su congreso local inaugurando la figura de “diputación binacional”. Paradójicamente, en Zacatecas contar con representación no fue igual a elegir a sus representantes, pues no contaban con voto extraterritorial. Por otro lado, las entidades con fuertes vínculos en el extranjero comenzaron a implementar mecanismos de votación. En la actualidad, 17 entidades ya cuentan con voto desde el extranjero para elegir a su ejecutivo local.

En este marco, el nuevo tema de agenda a nivel federal y local en materia de derechos políticos de la ciudadanía mexicana en el extranjero es la representación. Es un hecho que constitucionalmente el derecho a votar se encuentra salvaguardado, a nivel estatal también. No obstante, los derechos políticos siguen incompletos. Solamente en cinco entidades se menciona algún grado de inclusión en el congreso local. De ellas, únicamente tres señalan explícitamente un mecanismo con diputación migrante o binacional, a saber, Zacatecas, Guerrero y Ciudad de México.

Representación Política. La nueva frontera

La historia de las reformas político-electorales en México es numerosa y compleja. Posterior a cada proceso electoral a nivel federal, se abre un nuevo debate sobre la organización de los comicios. En este marco, existe una nueva ventana de oportunidad para impulsar nuevas garantías al ejercicio de los derechos políticos de la población mexicana en el extranjero.

El proceso de credencialización en el exterior modificó la primera barrera que dificultaba el ejercicio del conjunto de derechos políticos. Como resultado, el registro de electores aumentó sustancialmente. No obstante, el mecanismo de emisión del voto continúa siendo complejo. Las reglas para la formación de nuevos partidos políticos siguen relegando al electorado en el extranjero. 

Salvo los pocos estados que contemplan mecanismos de representación a nivel federal, se hace necesario revisar este ámbito esencial de los derechos políticos. Introducir mecanismos de representación política obliga a pensar en la redistribución de los órganos que puede seguir dos posibles rutas. Una es el crecimiento de los órganos en los cuales se introducen nuevos representantes. La segunda, apoyarse en los mecanismos de representación proporcional y adecuar el procedimiento de distribución.

No se ha escrito la última palabra sobre estos temas, pero podemos estar seguros de que Trump insistirá en sus amagos y ataques al menos hasta el día de las elecciones presidenciales estadounidenses, el 3 de noviembre de 2020.  El panorama luce complicado y exigirá del pueblo y del gobierno mexicano una respuesta fincada en un elemental sentido de dignidad: no dejarnos humillar ni humillar a nadie en el proceso. 

Para estudiar esta nueva frontera, es necesario contemplar dos antecedentes a nivel estatal. En los casos de Guerrero y Chiapas, se planteó la introducción de un nuevo escaño específico. En el caso de Zacatecas, con el mismo número de escaños, se adecuó la forma de asignación para garantizar la participación de ciudadanos residentes en el extranjero.

En este marco, la Ciudad de México presenta un desafío particular. Su Código Electoral establece la garantía de contar con un representante de la comunidad en el extranjero; no obstante, el número de escaños establecidos para el Congreso de la Ciudad de México no contempla uno específico. Así, en uso de sus atribuciones, el Instituto Electoral de la Ciudad de México ha convocado a un grupo de expertos para que elabore una propuesta y desarrolle los lineamientos que garanticen la representación de los originarios de la Ciudad en su Congreso. Las reglas actuales aun con sus limitaciones permiten alternativas que garanticen el derecho político a la representación.

De igual manera, a nivel federal existen dos alternativas con base en precedentes cercanos que pueden dar el salto de garantías de derechos políticos en materia de representación. El primer antecedente fue resultado de la reforma política en 2014 donde se introdujo la garantía de paridad de género. Para asegurar que la paridad no solamente se circunscriba a la presentación de candidaturas y se tradujera en paridad en los órganos de representación, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación reconoció que los órganos electorales pueden alterar la asignación de escaños de representación proporcional y adecuar los desequilibrios existentes.

El segundo antecedente a considerar se encuentra en la elección de 2018. Para la asignación de candidaturas, el Instituto Nacional Electoral determinó como medida de acción afirmativa que los partidos políticos respetaran la conformación étnica de distritos con población mayoritariamente indígena. Los partidos políticos debieron registrar en esos distritos candidaturas indígenas y, con ello, se garantizó una efectiva representación de comunidades.

Los antecedentes permiten contemplar alternativas que garanticen el ejercicio efectivo de los derechos políticos de los mexicanos en el extranjero. En la discusión de una posible reforma electoral, debe incorporarse este debate. Las opciones son varias: desde la creación de una circunscripción especial hasta la asignación garantizada en escaños de representación proporcional. Los más de 35 millones de nacionales residentes en el extranjero requieren de voces que impulsen y defiendan sus intereses.

Síguenos en redes

BRÚJULA CIUDADANA. Año 11, Número 113, noviembre-diciembre 2019, es una publicación electrónica mensual editada por Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo, A.C., 
Tel. (55) 55141072, www.iniciativaciudadana.org.mx/brujulaciudadana

Editor responsable: Elio Villaseñor Gómez.

 Editora de la revista, Delmy Xiomara Peraza Torres. 

Diseño: Judith Meléndrez Bayardo

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. 

El material de esta publicación puede ser mencionado o reproducido siempre y cuando se cite la fuente.

LOG-INICIATIVA.png