2. Crisis sanitaria: Mexicanos en EUA, Europa y Centroamérica

Foto de B.McDermid/Reuters

Nuevas vulnerabilidades: implicaciones del coronavirus para la población mexicana en Estados Unidos

 
Eric L. Olson

Wilson Center Global Fellow

@Eric_latam

Los tiempos de crisis nos obligan a reflexionar de nuevo sobre nuestra sociedad y nuestra comunidad. Así fue para la población mexicana después de la masacre del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas y después del terremoto de 1985. Los amigos mexicanos a menudo han caracterizado estas tragedias dolorosas y difíciles  como momentos críticos en la evolución democrática y el movimiento del país hacia un mayor respeto por los derechos humanos.

En ese sentido, en medio de la desesperación, la tragedia, la ansiedad y la confusión causada por la pandemia de coronavirus existe la oportunidad de que nuestros pueblos se tomaran el tiempo de reflexionar sobre las nuevas formas para abordar los problemas profundamente arraigados y que nuestras naciones están enfrentando. Tres elementos clave vienen de inmediato a la mente en el caso de Estados Unidos – la naturaleza estructural e institucional del racismo en nuestro país, la forma en que la inequidad económica se ha extendido en este país tan rico, y la insuficiencia total del actual sistema privado de salud. Estos no son problemas nuevos para nuestra nación pero la crisis actual nos obliga a examinarlos de nueva cuenta a la luz de la pandemia.

El coronavirus nos ha hecho reflexionar sobre la vulnerabilidad de los individuos. Necesitamos asumir la responsabilidad personal de practicar una buena higiene, permanecer personalmente distantes y estar seguros en casa. Irónicamente, el virus y el distanciamiento físico subsecuente también nos están enseñando mucho sobre la interconectividad de nuestra sociedad. Esto es particularmente evidente en las formas diferenciadas en que distintos grupos de nuestras poblaciones se ven afectados. Existe evidencia creciente de que algunos sectores de la sociedad son mucho más vulnerables que otros. Esto no se debe a que el virus en sí sea racista o sexista, sino al hecho de que hemos construido una sociedad desigual, donde el racismo se ha institucionalizado y donde la pandemia ha hecho cada vez más visible esa desigualdad. 

En las líneas siguientes, presento alguna información sobre la naturaleza de las desigualdades que enfrenta Estados Unidos, cómo dichas desigualdades están impactando a comunidades vulnerables, particularmente el impacto en las comunidades de migrantes y de mexicanos residentes en este país ya sea con o sin documentos.

 

 

Limitaciones metodológicas

Evaluar cómo la pandemia impacta a un segmento específico de la población es un paso importante para comprender cómo combatir mejor el virus. Estudios recientes sugieren que un tercio de las víctimas del coronavirus son afroamericanos, a pesar de que representan aproximadamente el 13.5% de la población general. Sin embargo, el desglose racial de las personas infectadas por el virus y las que han muerto debido a Covid-19 no se conoce por completo en este momento. Hasta ahora solo se ha dado a conocer un desglose racial y referido únicamente a algunas jurisdicciones como Nueva York, Los Ángeles y Chicago. 

Se ha informado anecdóticamente un desglose adicional de la población fallecida según su origen nacional. El alcalde Bill de Blasio, de la ciudad de Nueva York, informó que las personas de origen latinoamericano han sufrido la tasa de mortalidad más alta (34%) en la ciudad, pero es imposible saber, al menos en este momento, si son personas de origen mexicano, puertorriqueño, dominicano o colombiano, que representan algunos de los grupos de población más grandes de la ciudad.   

Finalmente, no se ha intentado un desglose según el estatus migratorio de las víctimas de Covid-19, aunque algunas aproximaciones pueden ser posibles basadas en una evaluación de la concentración de la población, la geografía y el empleo.

Consideraciones demográficas

Parece existir un amplio consenso entre demógrafos y expertos en cuanto a que la población mexicana nacida en los Estados Unidos es un poco más de 11 millones. Esto no incluye a las personas de ascendencia mexicana, pero nacidas en los Estados Unidos, los llamados mexicoamericanos. Aunque este número ha disminuido lentamente desde 2014, los mexicanos todavía representan el grupo más grande de personas nacidas en el extranjero que viven en los Estados Unidos, lo que representa aproximadamente el 25 por ciento de los 44.5 millones de todos los migrantes nacidos en el extranjero a partir de 2017. De los aproximadamente 11 millones de mexicanos que residen en los Estados Unidos, entre 5.2 y 5.8 millones son indocumentados.

Según el Pew Research Center, cerca de la mitad de la población nacida en el extranjero residente en Estados Unidos en 2017 provenían de América Latina y la mitad de esta (o el 25% del total de la población inmigrante) era de origen mexicano. 

Cómo ha afectado el Covid-19 a los mexicanos que viven en Estados Unidos 

El 28 de abril, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, informó al público que un total de 615 mexicanos habían muerto en el extranjero y que de estos 566 habían muerto en los Estados Unidos. Las muertes en los EUA se concentran en tres lugares: California, Illinois y Nueva York con la gran mayoría, o 488, que ocurren en Nueva York. 

Una mirada más cercana a la realidad socioeconómica de la población mexicana en ciudades como Nueva York, Chicago y Los Ángeles sugiere por qué los mexicanos han sido particularmente afectados por la pandemia. Según datos del Migration Policy Institute (MPI), los migrantes mexicanos son, en promedio, más pobres que los inmigrantes de otros países latinoamericanos, y 2 veces más propensos a ser más pobres que los estadounidenses nativos. “En 2017, aproximadamente el 21 por ciento de las familias de inmigrantes mexicanos vivían en la pobreza, una tasa más alta que la de los nativos (9 por ciento) y las familias de inmigrantes en general (14 por ciento)”, de acuerdo al MPI.

Como resultado de las elevadas tasas de pobreza, los mexicanos son más propensos que otros a vivir en situaciones precarias donde la vivienda, por ejemplo, está más densamente poblada y las personas tienen menos posibilidad de practicar el distanciamiento social. Por otro lado, es más probable que los inmigrantes trabajen por cuenta propia o trabajen por salarios por hora, lo que significa que reduce mucho su capacidad para sobrevivir a las dificultades económicas causadas por el virus. Muchos no pueden o no están dispuestos a dejar su trabajo por completo, ya que puede resultar en la ruina financiera, la pérdida de su vivienda y una grave falta de alimentos, por lo que es probable que estos factores conduzcan a comportamientos más riesgosos, incluido el intento de trabajar, incluso cuando se considera inseguro.  

Además, muchos de los trabajadores independientes y aquellos que trabajan en la economía informal no tienen acceso a atención médica, que en los Estados Unidos es principalmente un sistema privado y costoso disponible solo para aquellos que pueden comprar planes de seguro o tienen un empleador que está dispuesto a compartir parte del costo. Según el MPI, “Una gran proporción de inmigrantes mexicanos no tiene seguro en comparación con la población general nacida en el extranjero y en los Estados Unidos. En 2017, el 37 por ciento de los inmigrantes mexicanos no tenían seguro, frente al 7 por ciento de los nativos y el 20 por ciento de todos los inmigrantes”. Como resultado, los migrantes generalmente tienen menos probabilidades de buscar atención médica hasta que la enfermedad se agudiza, lo que los pone en mayor riesgo.

 

Dada la pobreza y la vulnerabilidad social que enfrentan los mexicanos en los Estados Unidos, no es sorprendente que el virus tenga un impacto particularmente fuerte en esta comunidad. Estos factores son especialmente agudos entre las poblaciones indocumentadas, quienes temen que cualquier uso de servicios públicos limitados pueda resultar en su deportación o descalificación de un futuro ajuste de su estatus migratorio.

Efectos del coronavirus en los sectores económicos donde se concentra población de origen latino   

Un examen de la fuerza laboral mexicana en los Estados Unidos también proporciona algunas ideas interesantes sobre su vulnerabilidad. Como se describe en la tabla a continuación, los inmigrantes mexicanos están particularmente bien representados en sectores de la economía tales como servicios, recursos naturales, construcción y mantenimiento, y ocupaciones de producción, transporte y movimiento de materiales. Estos sectores tienden a ser vulnerables a fluctuaciones estacionales significativas, salarios más bajos y empleo sin beneficios de atención médica.

 

Trabajadores empleados en la fuerza laboral (de 16 años y más) según ocupación y origen, 2017

 Fuente: MPI, tabulación de datos de la Oficina del Censo de EUA 2017 ACS.

Agricultores

Según un informe de Farmwork Justice, una ONG dedicada a mejorar la vida de los trabajadores agrícolas, "se estima que 2.4 millones de trabajadores agrícolas laboran en las granjas y ranchos de nuestro país, cultivan y cosechan cultivos y crían y cuidan el ganado ... aproximadamente el 73% de los trabajadores agrícolas son inmigrantes, la gran mayoría de México". Las estimaciones varían ampliamente (del 47% al 70%) sobre el número de trabajadores agrícolas inmigrantes que carecen de autorización de trabajo, pero es seguro asumir que muchos de estos trabajadores también son de origen mexicano.

Aunque su trabajo es esencial para la salud de la nación, se estima que el 30 por ciento de todos los trabajadores agrícolas tenían un ingreso familiar por debajo del umbral federal de pobreza. Además, se cree que solo el 35% de los trabajadores agrícolas tienen acceso al seguro de salud, y entre los pocos afortunados con seguro, el 31% recibió seguro de salud proporcionado por el empleador y el 37% recibió seguro de salud a través de un programa del gobierno (probablemente Medicaid). Solo el 14% de los empleadores agrícolas ofrecen seguro de salud a sus trabajadores. El 89% de los hijos de los trabajadores estaban asegurados, la gran mayoría (82%) a través de Medicaid / programas gubernamentales. En pocas palabras, el trabajo agrícola se considera un trabajo esencial, pero aquellos que trabajan en el sector, incluidos decenas de miles de mexicanos, son económicamente vulnerables y, por lo tanto, corren un mayor riesgo de contraer enfermedades graves como Covid-19 sin recibir la atención médica adecuada. 

 

Los intentos por controlar la inmigración pueden socavar la fuerza laboral de primera línea 

El 22 de abril, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva que, según él, congelará la migración a los Estados Unidos durante 60 días. Si bien no está del todo claro si esta orden resistirá desafíos judiciales, sus efectos pueden ser debilitar la fuerza de trabajo que se necesita para combatir la pandemia y mantener al país saludable. 

Por ejemplo, según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos y compilados por el MPI, "6.3 millones de migrantes tienen empleos que son clave para combatir el coronavirus". De estos, aproximadamente uno de cada seis médicos en los Estados Unidos son nacidos en el extranjero, así como el 38% de los trabajadores de atención médica a domicilio que ayudan a las poblaciones más vulnerables al coronavirus, como los ancianos, los discapacitados y los enfermos crónicos. Dado que los inmigrantes mexicanos representan aproximadamente el 14 por ciento (115,000) del total de inmigrantes que trabajan en la industria de la salud, el impacto de congelar la migración podría ser devastador tanto para las oportunidades de empleo para los mexicanos como para la salud y el bienestar de las poblaciones vulnerables en los Estados Unidos.   

El 26 de abril, una de las compañías empacadoras de carne más grandes del país, Tyson Foods, compró un campo pagado de página completa en el New York Times en el que decía: "La cadena alimentaria se está rompiendo". Dos días después, el presidente Trump anunció que invocaría la Ley de Producción de Defensa, una ley federal que permite al presidente comandar a la industria para garantizar que mantengan la producción de artículos considerados esenciales para la defensa nacional. En este caso, Trump está apelando a la ley federal para obligar a las plantas de procesamiento de alimentos y empaquetado de carne a permanecer abiertas, a pesar de los riesgos para la salud pública y la de los trabajadores, con el fin de garantizar la continuidad de la cadena de suministro de alimentos de la nación.

Hasta hace poco, se había producido una escasez ocasional en los supermercados del país, pero esta es la primera vez que una importante empresa de alimentos ha sugerido que el procesamiento y la distribución de alimentos pueden estar en riesgo a medida que avanzamos en la pandemia. Y si es necesario mantener un suministro adecuado de alimentos para que la población de los EUA esté sana, los migrantes juegan un papel especialmente importante en ese proceso. El 22% de los trabajadores de la industria alimentaria del país son migrantes y el 38% de ellos trabajan en la industria empacadora de carne. Algunos de los agronegocios más grandes del país, incluidas las empresas empacadoras de carne como Tysons Foods, Smithfield y JBS, así como las empresas de procesamiento de alimentos como Cargill, Kraft y Heinz, están siendo afectadas por el coronavirus. Varias plantas, a menudo ubicadas en ciudades más pequeñas y comunidades rurales, han experimentado niveles excepcionalmente altos de infección y se han visto obligadas a cerrar. Una de esas plantas propiedad de la brasileña JBS se vio obligada a cerrar en Green Bay, Wisconsin, luego de que se reportaron 147 casos. Si bien es incierto por qué esta industria se ha visto tan afectada, se cree que la presión para seguir produciendo alimentos y las condiciones de trabajo rigurosas dentro de las plantas contribuyeron a la tasa de infección, que se considera entre las más altas del país. Por lo tanto, la alta concentración de trabajadores migrantes, incluidos muchos mexicanos, en esta industria crítica no solo afectará a los trabajadores, sino al acceso de toda la nación a los alimentos.

Disparidades de salud  

Como se mencionó, las altas tasas de pobreza a menudo están estrechamente relacionadas con la falta de cobertura médica adecuada; por otro lado, la falta de cobertura médica aumenta las tasas de mortalidad en todos los ámbitos en los Estados Unidos. Una de las grandes tragedias de la nación es que el país más rico del mundo no garantiza la atención médica a todos. La atención médica no se considera un derecho humano básico y, por lo tanto, el número de personas con escaso o nulo acceso a la atención médica es bastante grande. Según la Oficina del Censo de EUA, “En 2018, el 8,5 por ciento de las personas, ó 27,5 millones, no tenían seguro médico en ningún momento durante el año”[1]. Este fue un aumento de poco más de 2 millones de personas en comparación con 2017. Aproximadamente 4,3 millones de personas sin seguro en 2018 eran niños. Además, cerca del 17% de la población nacida en el extranjero no tenía cobertura de seguro médico en 2018. “Los hispanos y los negros tienen tasas significativamente más altas de personas sin seguro (19% y 11%, respectivamente) que los blancos (8%). Sin embargo, los asiáticos tienen la tasa más baja de personas sin seguro con un 7%”, según la Oficina del Censo.

Tasas de personas sin seguro entre la población no anciana por características seleccionadas, 2018

Dadas las altas tasas de pobreza y la falta de cobertura de salud entre los hispanos en los Estados Unidos, es fácil suponer que esta población, incluidos los mexicanos, sufren graves consecuencias para la salud en tiempos normales y su situación ha empeorado mucho durante la pandemia actual. De acuerdo a la Oficina del Censo, “En 2018, uno de cada cinco adultos sin seguro pasó sin atención médica necesaria debido al costo. Los estudios demuestran repetidamente que las personas sin seguro tienen menos probabilidades que las personas con seguro de recibir atención y servicios preventivos para afecciones de salud importantes y enfermedades crónicas”. No es de extrañar entonces que las comunidades afroamericanas e hispanas hayan visto altas tasas de infecciones y muertes de Covid-19 en los últimos dos meses.

Finalmente, de acuerdo con el Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los hispanos en los Estados Unidos presentan factores de riesgo de salud particulares que incluyen enfermedades cardíacas, cáncer, lesiones no intencionales (accidentes), derrames cerebrales y diabetes. “Otras condiciones de salud y factores de riesgo que afectan significativamente a los hispanos son el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el VIH/SIDA y la enfermedad hepática. Además, los hispanos tienen tasas más altas de obesidad que los blancos no hispanos. Los mexicoamericanos sufren desproporcionadamente de diabetes”.

La mayoría de los factores de riesgo prevalentes entre los hispanos en los EUA también se consideran factores que aumentan la tasa de mortalidad de Covid-19. Según el CDC, "a partir de los datos preliminares, las personas con afecciones de salud subyacentes como diabetes mellitus, enfermedad pulmonar crónica y enfermedad cardiovascular, parecen tener un mayor riesgo de enfermedad grave asociada a Covid-19 comparadas con quienes carecen de estas afecciones”.

No es sorprendente, entonces, que los mexicanos en los Estados Unidos con altas tasas de pobreza, acceso limitado a la atención médica y factores de riesgo de salud subyacentes significativos sean especialmente vulnerables a la muerte por Covid-19.

Cómo impactará el coronavirus en EUA a las familias en México: remesas   

Un impacto adicional sobre los mexicanos en los Estados Unidos y sus familias y comunidades en México será la tendencia descendente prevista en las remesas que fluyen de regreso a México. Según una estimación de BBVA Research, "las remesas a México podrían caer un 17% en 2020" y no recuperarse hasta 2023 o más tarde. El informe también especula que Michoacán, Oaxaca y Zacatecas serán los más afectados por la recesión de las remesas, ya que representan más del 10% del PIB de su estado.

Conclusiones

Con más de un millón de casos confirmados de Covid-19 y evidencia de que el número de muertes es mucho más alto que el recuento oficial, el brote está exponiendo no solo la falta de preparación global para esta pandemia, sino que el país más rico del mundo tampoco está preparado. Aquí en los Estados Unidos también está planteando muchas preguntas de larga data y persistentes que el país no ha abordado completamente a pesar de décadas de existencia. El coronavirus no solo está exponiendo el racismo que ha existido casi desde los orígenes del país, sino cómo ese racismo se ha institucionalizado mediante un sistema de salud mayormente privado que perjudica a las personas que viven en la pobreza, los desempleados, los trabajadores por cuenta propia y los subempleados.

El hecho de que las personas pobres tengan menos acceso a la atención médica y sufran riesgos de salud importantes a un ritmo mayor que la población en general ayuda a explicar por qué Covid-19 ha sido especialmente mortal para esa población. Y el hecho de que los inmigrantes en general, y los inmigrantes mexicanos, en particular, estén altamente representados entre los pobres, sugiere que también enfrentan vulnerabilidades especiales en la época de Covid-19.

La concentración de Covid-19 entre las poblaciones pobres e inmigrantes no garantiza que otros eviten fácilmente el virus mortal. La forma tradicional de enfrentar estas amenazas es segregarnos en nuestros hogares privados, asistir a escuelas privadas, buscar la mejor atención médica privada y evitar el contacto con las masas infectadas. Sin embargo, ahora es evidente que la segregación solo exacerba las disparidades de las sociedades y el virus no respeta los intentos sociales de segregación. Si bien es importante, el distanciamiento social no garantiza que el virus no se propague a la sociedad más privilegiada.

Del mismo modo, uno debe volver a examinar los supuestos sobre las fronteras y el control de fronteras. Pueden ser necesarios para regular el comercio y la migración, pero las fronteras no son buenas para detener un virus, drogas o contaminación, por nombrar algunos.

Todo esto sirve para recordarnos nuestra interconectividad humana, un hecho del cual escribió el doctor Martin Luther King Jr. desde una celda de la cárcel en Birmingham, Alabama, en 1963: “Estamos atrapados en una red ineludible de reciprocidad, atados en una sola prenda del destino. Lo que afecta a uno directamente, afecta a todos indirectamente. La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes. ― Martin Luther King Jr., Letter from the Birmingham Jail

30 de abril, 2020

 

Notas

[1] Cabe señalar que si bien este número es alto, se redujo significativamente de un máximo de 46.5 millones en 2010 cuando entró en vigencia la Ley de Asistencia Accesible (Affordable Care Act), también conocida como Obamacare. El hecho de que el número de personas sin seguro haya comenzado a aumentar nuevamente en los últimos años es el subproducto de las decisiones tomadas por la Administración Trump

Danos tu opinión
¡Clasifícanos!Bastante malNo tan bienBienMuy bienImpresionante¡Clasifícanos!

Síguenos en redes

BRÚJULA CIUDADANA. Es una publicación electrónica mensual editada por Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo, A.C., Tel. (55) 55141072, 

Editor responsable: Elio Villaseñor Gómez.

Editora de la revista, Delmy Xiomara Peraza Torres. 

Diseño: Judith Meléndrez Bayardo

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. 

El material de esta publicación puede ser mencionado o reproducido siempre y cuando se cite la fuente.

LOG-INICIATIVA.png
Logo Puente Ciudadano.png